Barcelona, Reportajes — 23 febrero, 2015 at 12:01 pm

Museu de Cultures del Món de Barcelona

by

Advertencia: este post es sobre un museo etnológico. A pesar de ello, prometo evitar expresiones como “crisol de culturas”, “mundo perdido” y “fenómeno de la globalización”.

Barcelona ha comenzado 2015 a museo por mes. En enero, abrió el nuevo Museu del Disseny dentro del macroproyecto de la plaça de las Glòries Catalanes. En febrero ha sido el turno del Museu de Cultures del Món, un espacio anunciado en octubre de 2012 y que daba la impresión que nunca terminaba de cristalizar. En esta ocasión no hablaré de la imbricación de estos proyectos en el modelo de ciudad que desde el Ajuntament y la Generalitat están impulsando para la capital de Catalunya; me centraré en el museo como tal.

Dintel historiado de Kerala

Dintel historiado de Kerala de los siglos XVIII-XIX

Un poco de historia…

El Museu de Cultures del Món (Museo de Culturas del Mundo) surge sobre las cenizas del Barbier-Mueller de Arte Precolombino, el emblemático museo del carrer Montcada que hacía frente a los turistas del Picasso con una gigantesca cabeza olmeca. Para mí fue una gran pérdida y el desenlace telenovelesco que tuvo no le hizo ninguna justicia ni a su colección ni a lo que representaba. Por ello, quizá, he mirado siempre receloso este nuevo museo. Más si se tiene en cuenta que ya hay un museo etnológico en la ciudad y que el aquí descrito es el resultado de cruzar sus fondos no-europeos con los de la Colección Folch.

Buda de Tailandia

Buda de Tailandia con frontón de templo, ambos piezas de la Col·leció Folch

Localización y contexto de las colecciones

Al espacio del Palau Nadal, donde estaba el Barbier-Mueller, se ha sumado el Palau del Marquès de Llió, donde estaba una de las sedes del DHUB, ¡el “antiguo” museo de diseño! Todo conectado.

Para los familiarizados con los extintos museos, se produce una sensación extraña: reconoces salas y espacios, pero todo está cambiado. Sigue igual el encanto de ambos palacios, y vale la pena pararse a contemplar techos, puertas y ventanas. Las piezas expuestas cuentan con un marco genial, que en algunos casos produce grandes efectos. Destaco la sala 15, dedicada a la India, en la que las piezas de Shiva y Parvati se muestran sobre el patio del palacio o sobre el propio carrer Montcada.

Figura de Parvati

Escultura en cobre de Parvati (s. XVII-XVIII) en la sala 15

La forma en que se ordenan, sitúan e integran las piezas en el espacio es uno de los mayores aciertos del museo. Se nota un trabajo importante en este aspecto y lo mismo ocurre con las explicaciones en sala. Cada pieza, por pequeña o anexa a otra que sea, cuenta con su ficha. Del mismo modo, todas las salas tienen paneles informativos para contextualizar geográfica, temporal y culturalmente lo que vemos, así como pantallas interactivas para ampliar información. Una sala completa está pensada sólo con ese objetivo.

Colecciones y piezas

El Museu de Cultures del Món hace un recorrido por África, Oceanía, Asia y América. El resultado es desigual debido a los fondos con los que cuenta.

África
Máscaras africanas

Sala de las máscaras africanas, la número 6

En la planta baja, al comenzar la visita, se encuentran las salas dedicadas a África. Hay un gran número de piezas y cuentan con todas las explicaciones mencionadas antes, pero a mí personalmente me queda una impresión de repetición. Los más amantes del arte africano, eso sí, quedarán encantados. Destaca la sala de las máscaras, situadas de forma minimalista, dejando ver la piedra y los arcos del palacio.

Tríptico cristiano etíope

Tríptico cristiano de Etiopía del siglo XVII

El pequeño espacio dedicado a Etiopía (que muchos pasan de largo) es otra de las joyas de esta planta. La muestra de arte cristiano, con sus influencias bizantinas, permiten descubrir al visitante una cultura fascinante. Merece la pena pararse a observar los grabados sobre las cruces procesionales.

Cruz procesional etíope

Cruz procesional etíope del s. XVIII con distintas escenas cristianas

Oceanía

La mitad de la primera planta está dedicada al conjunto islas y archipiélagos que conforman Oceanía. Sorprende la gran colección reunida y su enorme variedad. Se encuentran objetos muy llamativos, principalmente los llegados de Papúa Nueva Guinea. La Isla de Pascua, con toda su mística, también tiene su espacio y es de los espacios que se percibe que tienen más éxito.

Bisj, palo ceremonial de la cultura Asmat de Papua, Indonesia

Bisj, palo ceremonial de la cultura Asmat de Papua, Indonesia

Destaca una sala por encima de las demás, la 11. Sólo tiene dos piezas, pero se trata de dos bisj, palos ceremoniales de más de cuatro metros de altura con caras y otros motivos esculpidos. Es otro lugar para pararse a contemplar cada detalle, aunque el conjunto de la sala acaba resultando más frío de lo que se pretende con la iluminación.

Asia

Asia está repartida entre las plantas 1 y 2. Es en la primera en la que están las piezas más interesantes y llamativas; de hecho, es esta planta la más destacada del museo y en la que más horas pueden pasarse.

Cabeza de Buda de la Isla de Java

Cabeza de Buda de la Isla de Java

¿Y por qué resulta esta parte de la colección asiática la más llamativa? Porque se encuentran las piezas dedicadas al hinduismo y al budismo, muy bien ordenadas geográfica y cronológicamente. En la sala 15 antes mencionada se encuentra el arte votivo hindú y se explica el nacimiento del budismo. A partir de ahí, sala a sala, se desarrolla la expansión de la influencia de Buda por todo el continente asiático.

Cabeza de Buda coronado

Cabeza de Buda coronado de Tailandia (s. XVIII)

Además de las piezas de la India, destacan las del Tibet, Tailandia y Birmania. Para mí, la joya de la colección a nivel artístico es la del Buda coronado de Birmania de la sala 22. Cada detalle, minuciosamente trabajado, resulta hipnótico.

Buda coronado de Birmania

Buda coronado de Birmania, hecho en madera lacada con piedras incrustadas. Increíble.

Ya en la segunda planta se encuentran las piezas de China, Japón y Corea. No están a la altura de las anteriores, aunque pueden encontrarse cosas interesantes sobre todo en las pinturas, en las que destaca la coreana, quizá por lo poco conocida que resulta al visitante.

América
Pacchas y otros vasos de la cultura Recuay, Perú (s. I-VIII)

Pacchas y otros vasos de la cultura Recuay, Perú (s. I-VIII)

Ocupa seis salas de la segunda planta y da como resultado que esta sea la de menor interés del conjunto del museo. No hay comparación posible respecto a la colección del Barbier-Mueller, que resultaba más atractiva a pesar de que tampoco era extensa. Se trata de piezas menores de Mesoamérica y los Andes, muchas de ellas cerámicas, que quedan a años luz de la genial exposición centrada en Teotihuacán de la que disfrutó Barcelona en 2011. No obstante, sirven para realizar una toma de contacto con las culturas precolombinas y para iniciarse en su estudio.

Figuras antropomórficas de Veracruz

Figuras antropomórficas de Veracruz, algunas de las piezas más interesantes de la colección americana

En resumen

El nuevo Museo de Culturas del Mundo de Barcelona cuenta con una colección notable de piezas, tanto artísticas como del día a día de una gran diversidad de pueblos. La segunda planta, y por tanto lo dedicado a América y a Asia oriental, es lo más descompensado de la exposición permanente. Sería interesante que en alguna de las anunciadas muestras temporales se solventara este problema. Otro aspecto negativo es que en ocasiones hay una ausencia de relato, conjuntos de piezas inconexas que dan la sensación de haberse aprovechado para el museo pero que carecen de interés real. Es todo lo contrario de lo que pasa con las salas dedicadas a la India y al budismo, el gran acierto, para mí, de todo el museo.

Fronton de templo budista de Tailandia

Frontispicio de templo budista tailandés

Para juzgar por ti mismo, no hay nada como una visita. Hasta el 7 de abril serán jornadas de puertas abiertas, de martes a sábado de 10 a 19h y domingos y festivos de 10 a 20h. También puede visitarse la web, con una gran cantidad de información y con fotos y explicaciones de todo el catálogo.