Artículos, Barcelona — 3 febrero, 2016 at 9:21 am

Els Tres Tombs de Sant Antoni de Barcelona

by

Una vieja leyenda dice que San Antonio visitó Barcelona para curar a la hija del gobernador romano de la ciudad. Llegó desde Egipto en una nube y, antes de volver a su retiro espiritual, tuvo tiempo de sanar a la cría de una cerdita. Se dice que por eso San Antonio, o San Antón Abad, se representa con un pequeño cerdo a sus pies y es patrón de los animales. Esta leyenda local es una muestra del impacto que tuvo la figura de este santo barbudo en el cristianismo medieval. Su vida ascética dio lugar al monacato y, si quieres leer sobre la versión oficial de la Iglesia de su vida, sin este episodio pero con otros realmente fascinantes, puedes hacerlo en este enlace. Sin embargo, la visión de San Antonio en Barcelona es perfecta para explicar la festividad de Els Tres Tombs en el barrio de Sant Antoni.

Figura de Sant Antoni y su cerdo/jabalí - Els Tres Tombs

Sant Antoni con su cerdito de vuelta a Barcelona

La Barcelona actual es la suma de diferentes ciudades y barrios que luchan por mantener sus tradiciones y fiestas propias. Dentro de la Festa Major de Sant Antoni se celebran Els Tres Tombs, los cuales tienen su raíz en los que se organizaban en la antigua Barcelona amurallada, concretamente en el barrio de La Ribera. De hecho, en la ciudad tienen lugar también Els Tres Tombs de Sant Andreu de Palomar, que se celebran el primer domingo después de Reyes como legado de su pasado como municipio autónomo.

Els Tres Tombs de Sant Antoni se celebran el sábado posterior a la onomástica del santo. La fecha oficial de su comienzo es el año 1826, aunque hay quien asegura que ya se celebraba a principios del siglo XVIII y desde la Edad Media. El nombre, “las tres vueltas”, hace referencia al rito de rodear con las bestias un lugar considerado mágico en tres ocasiones, de modo que animales y dueños queden bendecidos para el año entrante.

Carruajes en La Rambla - Els Tres Tombs de Sant Antoni

Los distintos carruajes recorren las calles de Barcelona

En su versión más antigua, las vueltas tendrían lugar en los terrenos del monasterio de Santa Clara, que desapareció tras la toma de 1714; allí dice la tradición que fue donde llegó San Antonio en la nube. En Els Tres Tombs actuales que conocemos, el primer recorrido era alrededor de la iglesia de Sant Antoni Abat. Lo hacían y organizaban los carreteros, cocheros, porteadores y alquiladores de mulas, pues San Antonio es patrón del gremio.

Con la transformación de Barcelona y de los oficios, el recorrido ha cambiado y también quienes lo realizan, pues han desaparecido los oficios en que el animal es la principal fuerza de trabajo. La cabalgata parte del cruce entre las calles Calabria y Floridablanca y se detiene por primera vez en la ronda de Sant Pau, donde un clérigo bendice a los animales, tanto los que desfilan como los que acercan los vecinos. Tras la parada, la comitiva recorre buena parte del barrio de Sant Antoni, toma su ronda hasta Universitat y desde allí llegará a la Rambla. Tras bajar y subir la Rambla, el recorrido finaliza en la Plaça de Sant Jaume para que sus participantes sean recibidos en el ayuntamiento.

Perro sobre carruaje - Els Tres Tombs de Sant Antoni

Los animales, como el perro aventurero de la imagen, son los auténticos protagonistas de Els Tres Tombs

Hoy en Els Tres Tombs de Sant Antoni ves un desfile de policía montada; carruajes de los organizadores con estandartes y la figura del santo, de entidades de la ciudad, de Cementiris de Barcelona, de marcas comerciales; al periquito mascota del Espanyol; a jinetes particulares y perros guía, quizá la presencia más justificada por su labor día a día.

La cabalgata ha logrado alcanzar la edición 191 gracias al impulso de la Federació Tres Tombs Sant Antoni de Barcelona, que reúne a las cuatro asociaciones del barrio que la organizaban hasta 2007, pero que trabajaban por separado y veían como la fiesta perdía fuerza. Así, se ha convertido en uno de los eventos centrales de la Festa Major de Sant Antoni y logra una buena cantidad de público, tanto el que conoce la celebración como curiosos. Estos últimos son atraídos por el desfile de caballos, la música y el lanzamiento de caramelos durante dos horas por algunas de las calles más conocidas de Barcelona.

Caballos - Els Tres Tombs de Sant Antoni

Los caballos necesitan un descanso llegado el último tramo del recorrido

Els Tres Tombs ha sobrevivido en una sociedad que ha sustituido a los animales por máquinas y que está retirando, progresivamente, los rituales religiosos. Sin embargo, ha sabido convertirse en una fiesta que conecta con la tradición, que debería hacernos reflexionar sobre nuestra relación con los animales, con las calles que pisamos y con las leyendas y ritos de quienes las pisaron antes.